ESPIRITUALIDAD IGNACIANA

«La Espiritualidad Ignaciana se sostiene en un Dios que habita y trabaja en todas las criaturas y en todo lo que nos acontece».

De esta manera nos impulsa a vivir desde un profundo sentimiento de agradecimiento por todos los dones recibidos, nos hace conscientes de nuestras debilidades y nos aporta claves que transforman nuestras relaciones convirtiéndonos en personas que enfocan su vida hacia los demás.

Esta es la base de la «Escuela Ignaciana» que ofrecemos desde la Casa de Ejercicios San Pablo, una oferta de actividades que nos ayudan a acercarnos a Dios desde la Espiritualidad Ignaciana.